sábado, diciembre 26, 2009

LA OTRA CARA DE LA NAVIDAD

En esta época del año de diversión, despilfarro, gastar por gastar... es cuando más me acuerdo de "ellos" porque son los que viven en la otra cara de la Navidad. Me refiero a los sin techo, personas que en su día fueron como tú, como yo, como nosotros... y que por un motivo u otro lo perdieron todo. Esos que duermen en los metros, que se resguardan del frío con simples cartones, que extienden su mano pidiendo unas monedas. Y me acuerdo de ellos cuando miro a mi alrededor y veo a la gente malgastar el dinero. El mundo se ha vuelto muy materialista, llegan estas fiestas y a gastar por gastar. Buenas mesas, los niños ya no se conforman con nada... Recuerdo cuando yo era pequeña que un simple muñeco, unos dulces, cualquier juguete me llenaba de ilusión. Hoy ya no. Que si un ordenador, que si la Wii, móviles... y además con exigéncias. ¿A donde vamos a llegar? ¿Esta generación es el futuro? pues que dios nos pille "confesaos".
La economía en mi casa no es demasiado buena desde hace unos años. Mis Navidades no están siendo gran cosa. Por supuesto que algún pequeño capricho me he permitido (el mes que viene lo pagaré caro) pero poca cosa más. La cena de Noche Buena, por ejemplo, fué bastante normalita y después a la cama. Y cuando estaba allí me sentí privilegiada. Privilegiada por haber cenado, por tener un techo bajo el que vivir, incluso por estar abrigada, acurrucada entre mi nórdico. Y pensé en todas esas personas, esos que no tienen nada y en lo mucho que darían a veces por pasar una noche así.
Algunos estareis pensando si es que se me han aparecido los tres espíritus navideños. Pues no, no lo han hecho porque ya lo hicieron hace 4 años. Fué al año aquel del brote que se juntó con el tema del alcohol (os lo conté en el relato "La tela de araña") Se iban acercando estas fechas y yo... pues estaba hundida en una gran depresión después de todo lo que había vivido. Los días pasaban y yo los contemplaba acostada en un sofá sin ganas de nada. Y de repente se aparecieron ellos. El primero me enseñó, me abrió los ojos y me hizo ver la cantidad de gente que había con mi enfermedad en peores condiciones, gente que ni siquiera podía optar a un tratamiento y poder llevar una vida normal.
El segundo me mostró las personas que habían en los hospitales, los terminales, la muerte...
Y el tercero me dijo: Levántate de una puta vez de ese sofá y vive. Vive la vida con sus cosas buenas y malas pero vive porque te queda mucho por vivir.
Desde entonces hice una promesa, si conseguía salir de todo aquello cada año celebraría la Navidad.
Como ya os he dicho mi economía no es demasiado buena pero conozco gente que están mucho mejor que yo y aún se quejan. Se quejan por todo y vuelvo a decir una frase muy mía: "el que no aprecia lo que tiene no merece tenerlo" Yo por suerte he sabido apreciarlo a tiempo y estar feliz de vivir aún habiendo tenido una vida dura.
Pero lo mío no es nada comparado con lo de todas estas personas que viven en la calle. Ellos no se pueden quejar de si se les ha estropeado algo en casa y no tienen dinero para arreglarlo, simplemente porque no tienen casa.
Y yo ahora os invito a reflexionar y pensar por un momento en los sin techo. Cuando vayais por la calle y os encontreis a uno de ellos miradle a los ojos y pensad que tal vez en unos años vosotros podeis ser él. Ellos no nacieron así, en su momento también tuvieron su casa, su coche, su vida... y ahora ya no tienen nada. Tuvieron todo lo que nosotros tenemos ahora y no sabemos apreciar. Está muy bien que disfrutemos de lo nuestro pero siempre echando la vista atrás para ver que hay personas que carecen de todo esto.
Es posible que durante estas fechas me acuerde más de ellos pero lo hago durante todo el año. La vida da muchas vueltas, todos podemos llegar a encontrarnos en esa situación y por eso desde aquí yo pido un poco de respeto para estas personas, que no se vuelvan a dar casos como los de aquella indigente que quemaron en un cajero ni nada parecido.
Este post es un pequeño homenaje para todos ellos. Pensemos un poco más en la pobreza, en el hambre. Intentemos ayudar si podemos y nunca olvidarlos porque ellos sólo son el triste resultado de nuestra sociedad.

16 comentarios:

Estrella_Matutina dijo...

Que razón tienes. El otro día también me acordé de esa gente y de lo que hace cierta Caja. Mucho anuncio de Obra Social pero cierran los cajeros para que no se metan a dormir esa gente. Lo suyo sería que no tuvieran que dormir ahí, pero si no tienen otra cosa, no se la quites. Cuanta hipocresía. Creo que fué el año pasado, que un pueblo o ciudad (no recuerdo bien), que decidió no poner las luces navideñas y gastarse el dinero en dar trabajo a personas. Así debería ser.

Estos Reyes, la cavalgata de Badalona será retransmitida por TV3. Pues lo mejor que se les ha ocurrido es contratar a los que la hacían en Barcelona, y hechar a los que llevaban haciendo de Reyes durante un montón de años. Como le dije a mi madre: "Viva la Navidad". Por estas cosas (y otras) cada vez me gusta menos.

Hace unos años, saliendo del Metro a las 6 de la mañana (iba a trabajar), ayudé a un repartidor de periódicos a subir las escaleras, con su carretilla llena. Lo hice sin pensar, pero habían dos mujeres mayores que estrañaron por aquello. Entonces pensé que si la gente se extrañaba que una persona ayudase a otra porque sí, es que la cosa estaba mal. Creo que la cosa no ha mejorado.

Muaaaaaaaacks!!!

Liova dijo...

Por supuesto que tienes toda la razón en lo que escribes. Yo misma, muchas veces cuando como un plato de comida (me da lo mismo lentejas, que sopa que arroz) me siento afortunada porque por lo menos tengo para comer, incluso cuando me voy a la cama me siento afortunada de tener un techo bajo el que dormir, una manta para taparme y calefacción. Por estos motivos no soy una persona que tira por lo alto,aprecio, valoro y sé lo que cuesta tener lo mínimo pero que ha de considerarse un lujo dados lo tiempos que corren.MUCHOS BESITOS Y SALUDITOS.

Lara dijo...

Estrella Matutina: por supuesto que la cosa no ha mejorado si no que va a peor. Y si, yo también recuerdo aquella iniciativa de no poner las luces. Creo que entre todos podríamos hacer mucho más de lo que hacemos.
Muuuuuuuuuuacks!

Beeril dijo...

Hola!

Este es el tercer comentario que hago sobre la Navidad... ja ja ja

Todo tiene su lado oscuro. Navidades para aquellos que no comen? No hay razón para celebrarlas.

Afortunadamente, la conciencia global está cambiando. Buen Post y Felices Fiestas!

Cris dijo...

Cierto que la vida da muchas vueltas, y que el mundo está lleno de historias que nos imaginamos entre nuestros propios vecinos. Seguro que poca gente los olvida...

Besos!

Abriles dijo...

seria bueno que hubiera mas genteque oenbsara asi, sabes? me temo que son mas quienes van a buscar la navidad a los shoppings y sacando su tarjeta preguntan cuanto cuesta

Jaime Rivera dijo...

Gracias por la reflexión. Hace falta ponerse a pensar en estas cosas ahora. De verdad parece que casa vez nos anestesiamos más.

La sonrisa de Hiperión dijo...

La otra cara de la navidad es para que le den!


Saludos y un abrazo enorme.

Chasky dijo...

Me quedo con la última frase: son el resultado de nuestra sociedad.

Pues sí, lamentablemente es así, vivimos en una sociedad en la que sobrevives pisando a los demás o acabas pisoteado. Y al final te acabas convirtiendo en un ser que sólo miras por ti mismo y no sientes ni un mínimo de compasión por los demás.

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

El problema es que quien lo pasa mal en Navidad también sufre el resto del año. El año tienes 365 días, no sólo Navidad. Besos.

Lara dijo...

Por supuesto que si Fernando. Como ya he dicho en el post yo me acuerdo de ellos todo el año. Sólo es que en estas fechas que la gente derrocha más pues tal vez
piense más en ellos por la situación, no sé....

rodericus2009 dijo...

Cuando se tiene todo, lo vivimos con una cierta normalidad, casi una rutina diria. Pero la vida, el destino ó la providencia, llamemoslo como cada uno quiera, de véz en cuando nos dá un "coscorrón", una advertencia seria de que somos muy frágiles. Y a partír de ese momento, lo que tengamos, sea poco ó mucho, adquiere otra véz sú valor a nuestros ojos. Volvemos a ser conscientes de que somos unos privilegiados y aparcamos nuestro mál adquirido orgullo a un lado.

Es entonces cuando podemos mirarnos en el espejo sosteniendo nuestra propia mirada.

..:: Shinji Ikari ::.. dijo...

vergonzosa opulencia. ¿pero que mas? a disfrutar los que podemos, que todos tratamos de ser felices con lo poco, con lo mucho.

Saludos!
:D

Saludos!
:D

Saludos!
:D

SOMMER dijo...

Simplemente la vida cambia ¡¡¡¡¡
Besos Lara ¡¡¡¡

Ana dijo...

Hola brujilla
Ando desaparecida estas "fiestas", me paso a dejarte un besito.

synnove dijo...

Ayer me enseñaron el video de una sobrinita, que desenvolviendo el regalo de papá noel tomo tremendo berrinche diciendo que ella no quería eso, que quería unos patines... me reí en el momento, pero hasta qué extremo están malcriando a los niños... pero son casi todos así!

Nosotras cenamos, vimos tv, y a dormir. Se me hizo muy triste, pero como dices, al menos estamos aquí, tenemos qué cenar y alguna gente que nos protege en cierto modo.

Felices fiestas Lara!