viernes, febrero 20, 2009

20 DE FEBRERO

Fué un día como hoy de hace 13 años cuando te marchaste y nos dijiste adiós para siempre. No ha pasado un sólo día desde entonces que no me haya acordado de ti. Es curioso como cada año, durante estas fechas, revivo una y otra vez tus últimos momentos. Aquel día, una semana antes, que te pusiste tan malito y te tuve que llevar de urgéncias. Aquel momento en que el médico me dijo: bueno... tiene metástasis, el cáncer ya se ha extendido por el hígado, intestino... no podemos hacer nada. Sólo mantenerlo con suero y morfina hasta que aguante. No sé... unos días, tal vez una semana...
¡Qué duro! que momentos tan duros. En el fondo sabía que llegaría el día, después de 4 años con la enfermedad se sabía que tarde o temprano pasaría aquello, pero cuando llega, cuando sabes que es el fin, no te lo crees. Piensas que tal vez haya una salida, que no va a pasar nada, que los médicos se equivocan... que no es real, que es una pesadilla de la que pronto vas a despertar.
Recuerdo cuando estabas en la habitación y cuando decías: pues no me duele nada, ahora me encuentro mejor. Y como tenía que salirme al pasillo a llorar para que no me vieras.
Justo una semana después, de madrugada, entraste en coma y ese mismo día a las 4 de la tarde te fuiste para no volver. Yo estaba allí, te tenía cogido de la mano. En ese mismo instante noté algo raro, no sé... no sé explicarlo, pero lo que si sentí fué que apretaste tu mano con la mía. Después todo fué un ir y venir de médicos, todo ocurría deprisa, me asomé a la ventana y vi que estaba nevando.
El entierro... los días posteriores... todo está grabado en mi mente, parecía tan irreal...
Estuve un año en tratamiento psicológico a base de tranquilizantes. Ansiedad, ataques de pánico... así se puede resumir aquel año. Pero el tiempo lo cura todo, es la única medicina que existe cuando el dolor es tan grande.
Ahora te recuerdo, jamás he dejado de hacerlo, pero de otra manera. Sigo pensando que tu muerte no fué justa, que eras demasiado joven, que aún te quedaba mucho por vivir. Pero ya no duele como antes, te echo de menos pero el dolor ha ido disminuyendo, y aunque nunca se irá he aprendido a vivir con él.
Sé que moriste con dos penas en tu corazón; una dejarme con aquel hombre que nunca quisiste, que sabías que me hacía y me haría mucho daño, que me advertiste tantas veces y yo no te hice caso. No te equivocaste, siempre fué una mala persona, sólo que me di cuenta mucho después Pues bien, hace años que lo dejé, sé que estarías contento, lástima que no lo llegaste a ver.
Y lo segundo, aquello que tanto me decías. Yo no andaba por buenos caminos, estaba metida en algo que poco a poco me estaba destruyendo y de hecho casi lo consigue. Tuve muchos altibajos, estaba ciega pero al final lo dejé. Fué muy duro pero cuando lo conseguí me sentí orgullosa de mí misma y sé que tú también lo hubieras estado.
Mi vida no es ninguna maravilla, no es lo que tú soñabas para mí, pero no dudes que lucho día a día para mejorar. Mi enfermedad que tú tampoco llegaste a vivir, la intento llevar lo mejor posible y parecerme un poquito a ti aunque sé que no te llego ni a la suela de los zapatos, siempre fuiste muy fuerte hasta el úlimo momento. Pero estoy aquí, a veces en lo alto, otras hundida en lo más profundo pero sin dejar de luchar un sólo instante como tú me enseñaste.
Sólamente me queda decirte que te quiero mucho, que siempre fuiste una gran persona y que lo que hiciste por mi madre y por mí no tiene precio y jamás te lo supe agradecer. Te enamoraste de ella sin importarte que tuviera una hija, nos acogiste y nos diste todo. Por eso para mí siempre fuiste y serás mi Padre. No me importa no haber conocido al otro, el perdió todos sus derechos al abandonarnos. El verdadero Padre es el que te cuida, el que te da amor y se preocupa por ti y tú todo eso lo hiciste con creces.
Esta canción es la que escuché tantas veces pensando en ti, un pequeño homenaje para que sepas que jamás te olvidaré.



Parece ser que no funciona el youtube, aquí dejo la letra:

Algunos años han pasado ya,
Y mi corazón no deja de llorar
Por tu ausencia, por tu ausencia
Y no comprendo yo Porque te llevo Dios
Y te quito de mi
También te quiero yo Sin ser tu creador
Naciste para mi
Yo te canto de corazón,
Yo te canto con mi voz
Yo te canto de corazón,
Yo te canto con mi voz
Y si me falta la voz yo te canto con las manos
Y si me faltan las manos,
yo te canto con el corazón
Y si me falta el corazón, es que en el cielo estamos los dos

Lamentándose están ya las cuerdas de aquella guitarra
Que tu con tus manos tocabas y yo la escuchaba
Y aquel pajarillo escondido cantaba y cantaba ah ah ah
Mientras yo soñador como siempre la ventana miraba
Ya no me hago reproches pues ya no te tengo
El señor ha querido que vivas con el en cielo
Y yo como siempre me quedo llorando y cantando ah ah ah
El destino ha querido tener a los dos separados
Yo te canto de corazón yo te canto con mi voz.

MUCHAS GRACIAS PAPÁ


21 comentarios:

dragonfly dijo...

con los ojos húmedos

abrazo grande grande grande lara, enorme y todo mi cariño

me has tocado el corazón con tu post

mil besos y abrazos, brujita

Dave dijo...

Una entrada preciosa. Seguro que él, allá donde esté, se sintió orgulloso.

Un abrazo fuerte, Lara.

carmncitta dijo...

jo Lara, me has hecho soltar una lagrimilla.

Un abrazo muy fuerte, fuerte fuerte!!!!!!

Zorbax dijo...

Lo entiendo, también perdí a mi padre...No tiene mucho tiempo. Uno nunca lo supera únicamente se acostumbra a vivir con ese dolor, con esa ausencia. Me conmoviste.

Solo los fuertes de espíritu pueden llevar ese sentir sobre sus hombros. Ánimo.

Estrella_Matutina dijo...

Un abrazo fuerte y mil besotes.

Nerim dijo...

Querida Lara, tu post me ha emocionado muchísimo, tanto, que hasta casi he llorado.No dudes que tu papá sabe muy bien de todos tus esfuerzos y de tus logros y que allá donde esté, se sentirá orgullosísimo de tener una hija como tu.

Un beso y un fortísimo abrazo.

juan rafael dijo...

Joé! Que no puedo llorar en la tienda!

Io dijo...

Cariño, pocas veces me han aflorado las lágrimas leyendo un blog.

Trato de imaginar lo duro que fue perderle tan pronto, tan injustamente pronto. Pero has de dar gracias porque existió, porque os cuidó a tu madre y a tí y os amó con todo su corazón. Mi hija no conoció nunca más padre que su abuelo. Y no se queja. Pero tú te quedaste con ese amor, con saber que existe, que eres meecedora de él, que lo mismo que él te lo entregó te lo entregarán muchas otras personas.

Leo esta entrada, Lara, y me doy cuenta de que no te conocía. Debes de ser una mujer muy muy fuerte. Ignoro el mal que te aqueja, pero creo que eres de esas personas a las que los obstáculos no hacen sino sacar lo mejor de ellas, elevar su espíritu por encima de las penas, despertar nuevas fuerzas que deslumbran la oscuridad.

El tiempo pasa, y uno se acostumbra a vivir con la ausencia. Pero, como dices, la ausencia siempre está ahí. Hace ya 20 años de la muerte de mis padres, y no hay día en que no les eche de menos. Aunque ya hace mucho que dejé de llorar. Me hubiese gustado que viviesen para presenciar algunas cosas de las que se hubiesen sentido orgullosos. Aunque también me alegro de que se hayan ahorrado otras que les hubiesen causado pena.

Estoy orgullosa de tí, Lara, orgullosa de poder pertenecer a este círculo en el que con tanto cariño me has aceptado.

Debes de ser una gran mujer, un alma grande...

Mil besos!!!

Chasky dijo...

Vaya post tan emotivo y cargado de sentimientos. Creo que este es uno de los mejores post que has escrito en este blog.

Ana dijo...

Preciosas las palabras que le dedicas. Estoy segura que donde esté te escuchará y estara orgulloso de ti.
Fue muy emocionante leer este post, dices cosas que nunca fui capaz de decir a mi padre,ni después de muerto.
Un abrazo y un besazo para mi Lara

FERNANDO SANCHEZ POSTIGO dijo...

un precioso, emotivo y digno homenaje. Fenomenal.

un beso.

Javier Gómez dijo...

Muy bonito, pero permiteme que no lo lea, últimamente estoy demasiado sensible, lo leeré más adelante, no tengas duda. Besos

Tony S. Flashman dijo...

Me ha tocado la fibra, y mira que suelo caracterizarme por mi frialdad.

Un abrazo y ánimos.

Raziel dijo...

Todos conocemos esa sensación,ese hueco que jamas se llena y esa impotencia de no poder haber hecho nada;pero piensa que ese tipo de personas que nos dejan con esa sensación,son personas únicas,incluso fíjate que desde el otro lado te sigue ayudando y apoyando en tus decisiones,su envoltura física no está a tu lado,pero si lo está su esencia y seguirá cuidandote y queriendote donde quiera que vayas.
Animo y no cambies,un abrazo bien grande

ardiQ dijo...

Honor a quien honor merece, quizas ya no este vivo pero si lo mantienes en el pensamiento permanece.... a seguir viviendo y acontar historias

moderato_Dos_josef dijo...

Llorando me has dejado, derrotado, pero contento de ver que eres una persona entera e intachable, tal como yo siempre te he visto. Estoy contigo y tu corazón. Perdóname mis retrasos, estuve ausente delos blog, por eso no vine antes. Un abrazo muy cálido e intenso. Sabes que te quiero mucho.

synnove dijo...

Yo este año no le escribí nada a mi padre por su cumpleaños, estoy realmente fuera de las letras.

Tu post ha sido muy emotivo, y me ha dado el contraste para ver qué no hice, ante una situación muy similar.

Yo no creí que se fuera a morir, y cuando murió, fue como una broma de madrugada. Pero se hizo real, y no volvió.
No volvió.

Sergio dijo...

Lara me permití entrar a tu página y no me arrepiento, me encuentro con esta reflexión tan bella sobre tu padre, por lo que leí se ve que lo adorabas y lo sigues queriendo, ojala todos los padres nos mereciéramos así a nuestros hijos. Seguro que él te ayuda desde donde está y de seguro disfruta de tus logros que mencionas.

Lara nunca te dejes vencer lucha a nombre de esa persona a la que recuerdas con tanto amor.

Saludos

kyle xy dijo...

Que pena no haber podido coincidir existencialmente con este increible hombre. Un estilo único, y que podrías estar horas y horas sin dejar de escuchar. me alegro que en tu blog, halla encontrado un pequeño homenaje que tanto se merece.
SALU2

Txabi dijo...

He terminado la lectura con lágrimas en los ojos. Hermosas palabras para hermosos, grandes, sinceros sentimientos.

Siento haberte dejado ayer con la palabra en la boca, pero ya sabes, siempre hay moros in the coast!.

Un besico grande, porque tú lo eres!.

Zorro de Segovia dijo...

Qué bonito, qué duro. Cada vez que voy a un entierro lloro más que en el anterior. El dolor se acumula y, si bien te hace más resistente en el día a día, cuando de repente viene golpea cada vez con más fuerza. Nunca olvidaré el instante que relatas. En otro día, en otro hospital, pero el mismo dolor.